El medio físico y natural

¿Què es el Delta del Ebro?

El río Ebro conforma el segundo delta en extensión del Mediterráneo occidental y uno de los más importantes de Europa, con una superficie emergida en torno a los 320 km2 y unas cotas muy próximas al nivel del mar (el 60% de la superficie tiene una altitud inferior a 1 m). Es la segunda zona húmeda más importante del Mediterráneo occidental y el ambiente natural de mayor relevancia de la costa catalana.

En el Delta se distinguen tres unidades fundamentales: la llanura deltaica, los ambientes litorales y de transición, y los ambientes marinos. El frente litoral tiene una longitud de 51 km. El Delta del Ebro conforma un sistema geológico que está en evolución permanente, producto de la actividad de los procesos de erosión, transporte y sedimentación de materiales a lo largo de la cuenca fluvial; de la deriva litoral y marina; de la variación del nivel del mar, y de la dinámica de la Tierra.

La formación de la llanura deltaica del Ebro se inició en el Holoceno inferior, hace unos 8.000 años

La disminución de caudales circulantes al río y de las inundaciones ha provocado una permanencia más prolongada de la intrusión salina y un incremento de la salinidad

La evolución del caudal medio anual y de las aportaciones de agua a la altura de Tortosa muestran un descenso importante durante los últimos 100 años, con una reducción superior al 30 %. Esta disminución es atribuible tanto a causas antrópicas como causas directamente relacionadas con el cambio climático.

La cuenca de drenaje del Ebro está regulada por unos 190 embalses, entre los que destacan los de Flix, Ribarroja y Mequinenza, que provocan la retención de la mayor parte de los sedimentos (cerca del 99%). Como resultado, el Delta del Ebro ha dejado de crecer y los procesos erosivos son dominantes. El déficit de aportación sedimentaria acentúa el fenómeno natural de la subsidencia en el conjunto del Delta, con unos patrones de subsidencia con intensidades medias de 3 mm / año. A consecuencia del ascenso del nivel del mar, en el año 2100 entre el 45% y el 60% de la superficie del Delta del Ebro puede estar inundada.

Los procesos costeros más relevantes son la erosión y la inundación inducidas por la acción combinada de las olas y el nivel del mar.

La erosión se sitúa, como media, entre 0,60 y 0,90 m/año. El cabo de Tortosa, las playas de Riumar, la Marquesa y el Trabucador, y las salinas de la Trinidad son zonas de pérdida de sedimentos y de retroceso de la línea de costa; y las playas del Fangar y el Eucaliptus, y la Punta de la Banya, como zonas receptoras.

El Delta del Ebro es eminentemente agrícola. El principal uso del suelo es el cultivo de arroz, que ocupa más del 65% de su superficie. Los bosques de ribera son la única comunidad forestal deltaica. La actividad pesquera se centra alrededor de cinco puertos pesqueros (Sant Carles de la Ràpita, L’Ametlla de Mar, L’Ampolla, Deltebre i Les Cases d’Alcanar) y seis cofradías de pescadores, que constituyen el 25% de la flota pesquera catalana.

La actividad acuícola representa una importante fuente de ingresos para la economía de la zona, hay instaladas más del 75% de las empresas dedicadas al sector.

Sin embargo, en la última década ha habido una pérdida importante en la cantidad y la calidad de la producción debido a la poca renovación con agua dulce de las bahías y a los incrementos de la temperatura del agua del mar.

Los hábitats naturales representan el 20 % de la superficie e incluyen sistemas marinos, terrestres, aguas continentales y sistemas limnéticos, muchos de los cuales están protegidos por diversas figuras nacionales e internacionales.

La población de aves acuáticas representa, aproximadamente, un 90% del total catalán; y el conjunto de patos y limícolas, más de un 60%.

Unas 20 especies de aves tienen el delta del Ebro como único lugar de nidificación en Cataluña, algunas de las cuales incluso en toda la península Ibérica.

La Secretaria de Medi Ambient i Sostenibilitat, con la colaboración de la Plataforma en Defensa de l’Ebre, impulsa esta exposición cuyo objetivo es mostrar el impacto del cambio climático en la evolución de uno de los sistemas deltaicos más ricos en biodiversidad y, al mismo tiempo, más vulnerable en Europa: el Delta del Ebro.

Comisariado

Secretaria de Medi Ambient
i Sostenibilitat

Diseño conceptual y coordinación de contenidos:

Con la colaboración de:

Diseño y producción: